¿Qué material electrónico puede ser reciclable?

recogida-cartuchos-usados

La sociedad avanza a nivel tecnológico, pero también de conciencia ecológica. Somos conscientes de los residuos que generamos y, a la hora de comprar materiales y dispositivos electrónicos, deseamos que estos sean reciclables, para limitar su impacto ambiental.

Es importante tener presente que, incluso hoy, el 75 % de los residuos que generan los materiales electrónicos no se recicla y estos contienen materiales altamente contaminantes, como el mercurio, cadmio o fósforo.

Materiales electrónicos

Entendemos como aparatos electrónicos todos aquellos dispositivos y accesorios que forman parte de algún tipo de circuito electrónico y nos podemos referir tanto al todo como a las diferentes partes que los componen.

Los equipos informáticos y de telecomunicaciones son los aparatos electrónicos de depreciación más rápida. Nos referimos a la CPU, al monitor, a los teclados, a las impresoras y a sus correspondientes cartuchos; así como a los lápices de memoria, discos duros externos o CD y, por supuesto, teléfonos móviles.

Los electrodomésticos son partes imprescindibles de la práctica totalidad de los hogares y, entre ellos, destacamos: lavadoras, lavavajillas, neveras, microondas, hornos y secadoras. A nivel de aseo personal: máquinas de afeitar, depiladoras o aspiradoras. También remarcamos los sistemas de calefacción e iluminación, como estufas, radiadores y lámparas.

Los aparatos de entretenimiento: televisión, DVD, equipos musicales, transistores, videoconsolas y sus correspondientes juegos.

Elementos para el mantenimiento de la casa y del jardín, como las troqueladoras, taladradoras o sierras eléctricas.

Fuera del hogar, nos referiremos a las máquinas de vending, los cajeros automáticos, los aparatos de diagnóstico médico o uso profesional y determinada maquinaria de uso industrial, en la que se integran la electrónica y mecánica.

Materiales electrónicos reciclables

Hoy en día, la práctica totalidad de los materiales electrónicos es susceptible de pasar por procesos de reciclaje. Los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) tienen una legislación marco de 2014, que establece determinadas pautas.

Un dispositivo reciclable a coste cero es nuestro viejo teléfono móvil. Los comercios especializados en la venta de aparatos electrónicos de más de 400 metros están obligados a aceptarlo, si lo queremos reciclar, sin obligarnos a comprar uno nuevo; así como a otros componentes de menos de 25 centímetros, como transistores, máquinas de afeitar, discos duros externos y otros.

En otros casos, lo más común es depositar componentes informáticos, como CPU, monitores, electrodomésticos y lámparas, en los puntos limpios de cada ayuntamiento, proceso que hoy se puede gestionar a través de Internet. Eso sí, en caso de comprar un electrodoméstico nuevo, la empresa vendedora estará obligada a recoger el antiguo y hacerse cargo.

Un caso específico es el de los cartuchos de impresoras. Existen empresas que realizan la recogida de cartuchos usados a través de contenedores específicos en las empresas y actúan como puntos limpios. Posteriormente, se responsabilizan del tratamiento y reciclaje, para convertirlos en materia prima.

Objetivos en España

El Gobierno de España aspira a que, este año, se revendan, una vez reparados, el 3 % de los grandes electrodomésticos y 2 % de los pequeños, así como al fomento de sistemas integrados de recogida, a la recogida de cuatro kilos por año y persona y a la prohibición del abandono RAEE en las vías públicas.

The following two tabs change content below.

Gengeek

En gengeek.es estamos apasionados por la tecnología porque es un campo del cual no dejas de aprender gracias a la cantidad y velocidad de creación de herramientas, dispositivos y demás